El miedo al ajuste (versión argentina)

noviembre 16, 2015 Deja un comentario

Daniel Scioli, el candidato del oficialismo kirchnerista y del populismo peronista, se pasó la hora entera de debate con Mauricio Macri, acusándolo de querer aplicar un ajuste. Lo acusó de una serie de cosas que supuestamente Macri va a hacer si gana, con una serie de frases nada sustentadas, que no merecen ser llamadas “argumentos”.

Si esto califica como estrategia, no es otra que la del miedo, con la misma receta que ha intentado (con más fuerza, así como de recursos) el gobierno venezolano. El argumento, dirigido a lo que ellos llaman “pueblo”, es algo así como “bueno, ya que vemos que NO nos seguirás apoyando por el desmadre económico y social que tenemos, te advertimos que estos tipos son unos vendidos a los gobiernos occidentales y a las grandes corporaciones. Por tanto, siguen órdenes de ellos y todos esos gobiernos y corporaciones lo que quieren hacer es quitarte lo que nosotros te damos”. Hasta ahí, más o menos la cosa.

¿Es tozudez pura y simple, que revelaría a un Scioli más populista e “izquierdoso” de lo que pensábamos, o son los últimos cartuchos que quema a favor del kirchnerismo? Creo que la respuesta está en lo incómodo que se veía desde el inicio. Ya llegó sudoroso y despeinado, como quien está dónde no quieren, sino que lo mandaron. La actitud parecía ser la de “hago esta, pero hasta aquí”. Un poco a lo Felipito rebelde.

¿Por qué creo ésto? Básicamente porque si bien Scioli representa a un partido que ha gobernado 28 de los 32 años de la democracia post-dictadura y que tiene mucho que perder, ha mostrado en la práctica ser más pragmático y “moderno” que la visión de clan que han manejado los Kirchner. En cuanto a pragmático, sabe que de nada vale forzar un choque de frente con el establishment peronista. En cuanto a moderno, sabe que Argentina necesitará un viraje fuerte para salir de la situación en la que está metida.

Un ejemplo de esto es el tema de los fondos buitre. Scioli acusa a Macri de decir que Argentina debe pagar a los fondos, según las decisiones del juez Griesa. Luego, en el debate post-debate, Gustavo Marangoni, su principal espadachín para la economía, dice que claro, que hay que negociar y que esto último no es lo mismo que pagar. Es decir, Scioli estira la cuerda a ver si revienta y Marangoni la hala poco a poco para que no rebote con tanta fuerza. Scioli le habla por televisión a la masa (esa que siempre le sirve a la izquierda que sea una masa amorfa e ignorante) y Marangoni le aclara a los ilustrados.

O dicho en términos de baloncesto, ese deporte en el que Argentina tiene tan buenos jugadores, Scioli trata de tirar de media cancha a ver si entra. Marangoni, bajo presión, sabe que es más seguro colgarla cerca del tablero.

Igual, creo que van a perder. Y a los ilusos, que al igual que en Venezuela esperan un milagro, les tocará más duro cuando haya que hacer ajustes.

Al igual que en Venezuela…

Categorías:Uncategorized

Breve lectura de las elecciones argentinas

octubre 27, 2015 Deja un comentario

Si bien la idea de este blog es comentar sobre Venezuela, el impacto de los resultados del domingo puede trascender a nuestro país, toda vez que el gobierno de los Kirchner, con 12 años en el poder, es uno de los grandes aliados del Chavismo y su posible fin, cambia la correlación de fuerzas en el continente. Argentina es un referente, sin duda alguna.

Algunos puntos sobre las elecciones del domingo 25.

  • Daniel Scioli, candidato del kirchnerismo debe redefinir el mensaje en torno a sí mismo y desligarse de Cristina Fernández sin perder el apoyo de su propio movimiento político. Este es un movimiento delicado, porque puede significar perder por ambos lados, es decir que el kirchnerista de a pie se desilusione y que los que no votaron por él ni por Macri, no le crean y apoyen a este último. Es verdad que Scioli nunca fue Cristina Fernández y se ve lejos de Máximo Kirchner y La Cámpora, pero sigue siendo su candidato.
  • El kirchnerismo parece estar acabado como grupo de poder. Estas eran las elecciones en las que Máximo Kirchner se probaba como heredero y no le fue bien. El Frente para la Victoria (FPV) sigue teniendo capacidad de fuego en algunas provincias, pero en Argentina el poder regional es eso, regional; y el poder nacional está en Buenos Aires. En realidad, como ocurre en buena parte de América Latina, la alta dependencia del carisma personal y de los mensajes fáciles, hacen que los movimientos políticos duren más o menos lo mismo que su fundador. Muerto Kirchner e impedida Cristina Fernández de ir a una nueva elección (que lo procuró con fuerza), el movimiento parece acabar aquí, incluso aunque Scioli ganara el 22 de noviembre.
  • Un segundo caso que golpea al kirchnerismo es la derrota de Anibal Fernández en la provincia de Buenos Aires. Su arrogancia y manejo del poder es el gran elemento explicativo. Pero Fernández no es un simple candidato derrotado. Es realmente el gestor del kirchnerismo. Fernández logró canalizar el resentimiento y el malestar de los sectores populares, ya no solo para elegir a los Kirchner a la Casa Rosada, sino para apoyar que se convirtieran en una especie de monarquía popular. Su derrota pareciera mostrar su fin político, sobre todo porque su provincia es Buenos Aires. Es decir, no tiene otra base regional a la cual regresar y reagrupar fuerzas.
  • Que el kirchnerismo esté golpeado e incluso derrotado, no significa que el Justicialismo como partido político de la centro-izquierda, esté muerto. Pudiera tratarse de una oportunidad para que otras facciones, desplazadas por los Kirchner, retomen su control. Pero hay además una segunda oportunidad, que es la de redefinirse como partido laborista, abandonando buena parte del populismo que lo ha identificado -y que sin duda le ha dado réditos políticos- desde su creación por los Perón.
  • La derrota de Anibal Fernández no le resta méritos a María Eugenia Vidal, quien pasa de ser la segunda al mando en la ciudad de Buenos Aires, a las órdenes de Macri, directo a la gobernación de la provincia más importante y poderosa del país. Vidal es la mano derecha de Macri, no hay duda. Ahora le toca a ella dar resultados por cuenta propia.
  • No hay duda de que Mauricio Macri tiene una posición diferente con referencia al Chavismo y al gobierno de Venezuela, que la que ha tenido el kirchnerismo. Obviamente se trata de diferencias ideológicas que modificarían sustancialmente la relación. Pero también Daniel Scioli es diferente. Si este es elegido el 22 de noviembre, es factible que cambie mucho el actual esquema de relaciones con el gobierno de Venezuela. Scioli es un empresario y no viene de los resentimientos sociales. Eso no es poca cosa.

Las elecciones del 22 de noviembre, serán importantes para el continente. La redefinición de fuerzas ocurre a lo interno de los partidos y movimientos políticos, pero también en lo nacional e internacional. Los movimientos populistas no han pasado de ser meros trampolines para el surgimiento y el fortalecimiento de nuevas élites político-económicas peores que las anteriores. Las nuevas élites han llegado al poder predicando el mensaje de la inclusión y la lucha contra la pobreza. El resultado ha sido todo lo contrario.

Categorías:Uncategorized

El miedo al ajuste

octubre 17, 2015 Deja un comentario

La presentación púbica de la conversación grabada entre el académico Ricardo Haussman y el empresario Lorenzo Mendoza, nos muestra varias cosas. Por un lado, es una confirmación más de que el gobierno no tiene empacho en violar la ley. Eso no hay que discutirlo mucho. Por el otro lado y de mucho más impacto, pone sobre la mesa un paso de concreción en aquel genérico llamado “cambio de la política económica”.

Y es que es muy fácil decir que sea el gobierno actual u otro que tome el poder, debe cambiar urgentemente la “política económica”. ¿Pero eso qué es? Hasta ahora los políticos de la oposición prefieren no entrar en honduras sobre qué es lo que específicamente debe hacerse. Sin embargo, una de esas cosas, independientemente de los deseos y ofertas de los políticos, es sentarse a hablar con los organismos financieros internacionales.

Obviamente, el gobierno no lo va a ofrecer y además, lo va a convertir en anatema. Por definición, quien se presente como de izquierda, se va a negar a tener relaciones con esos organismos, aunque por otro lado, estén entregando a otros la soberanía del país. Además de eso, el gobierno busca atacar a quien lo proponga, que es lo que inmediatamente comenzó a ocurrir, cuando sus voceros piden a la Mesa de la Unidad Democrática, que revele que esas son sus verdaderas intenciones.

En ese sentido, el objetivo de revelar la conversación, además de la autocomplacencia en hacer saber que se tiene el poder de grabar e intervenir la vida privada de cualquiera, más que atacar a Haussman y a Mendoza, es asustar a los electores con los términos “paquete”, “ajuste”, “FMI” y otros que ellos podrían agrupar en genéricos como “traición a la patria”, “neoliberalismo” e “imperialismo”.

Harían bien los políticos de la MUD en decir que efectivamente ellos sí están de acuerdo con el libre mercado, con el capitalismo, con la libre competencia, con reducir el rol y el tamaño del Estado y con que Venezuela inicie los pasos para participar activa y en forma competitiva en la economía mundial. Pero mi creencia es que no lo van a hacer y la razón es que ellos también son populistas, estatistas y poco amigos de la competitividad. Y esa mentalidad, que es además la de la mayoría de los electores aunque sean de oposición, es más difícil de derrotar que un gobierno que se cree eterno en el poder.

Categorías:Uncategorized

¿Estamos ante el final de la OPEP?

febrero 10, 2015 Deja un comentario

Un titular de la sección financiera de CNN me llama la atención. http://money.cnn.com/2015/02/09/investing/oil-prices-shale-opec-end/index.html “¿Se está acercando la OPEP a su final?”.

Mientras que el artículo discurre por el impacto que tiene sobre el mercado el aumento de la producción de crudos no convencionales en Estados Unidos y Canadá, debe uno preguntarse si también existen razones en los argumentos fundacionales y de funcionamiento de la OPEP. Y uno de ellos tiene que ver con tratar al petróleo como un commodity o no. ¿Siguen siendo vigentes los discursos que tratan al petróleo como un recurso perteneciente al “pueblo” (lo que sea que eso signifique)? ¿Ha sido mejor para esos países pertenecer a la OPEP? ¿Ha sabido esta organización responder a los cambios en el mercado?

La reciente decisión de la OPEP de no intervenir en el mercado, aparentemente basada en dejar caer el precio con el fin de sacar a los productores de petróleo de esquisto con mayores costos, si bien ha hecho ralentizar las inversiones y probablemente acabado con algunas empresas pequeñas y poco eficientes, no ha logrado que el precio regrese a los niveles deseados por algunos países.

Y es que muchas veces, la ecuación de países como Venezuela, Nigeria, Indonesia e incluso, la misma Arabia Saudita, no toma en cuenta que sus costos de producción son realmente más altos, ya que su contabilidad no se detiene en los límites de la empresa que los produce. Todos estos países, al no tratar al petróleo como commodity, sino como una especie de bendición nacional, provista por la Providencia, gastan en producir petróleo mucho más de lo que dicen sus hojas de contabilidad. Gastan en política, en repartir renta, en clientelismo, en corrupción, en desorden. Unos más que otros. Si trataran de escribir las ecuaciones que llevan al costo de producción, tendrían que imputar todos esos elementos. Y ahí, los números no dan. Son empresas y países altamente ineficientes. El costo de su barril de crudo es mucho más alto que lo que dicen los números. Es el costo de las instituciones débiles, de la incapacidad, del actuar como sinvergüenzas.

Por eso, algunos de ellos, sabiendo que no pueden salir a competir eficientemente en el mercado, se escudan en la OPEP, como un “Superorganismo” protector, sin saber que es apenas un cascarón conformado por ellos mismos, por los productores ineficientes. Los más inteligentes, entendiendo esto, juegan por fuera del cascarón, quitándole oxígeno a una organización que pareciera ser ya innecesaria en el mundo.

Categorías:Uncategorized

Lo que creo sacar del “sacudón”

septiembre 3, 2014 Deja un comentario

Estos son los hechos:

  • Se nombra a una persona para dirigir PDVSA y otra para dirigir el ministerio que la rige
  • Se crea una serie de vicepresidencias que aglutinan ministerios y funciones más o menos comunes
  • Se fusionan ministerios
  • Se anuncia la creación de una cuenta única para manejar las reservas internacionales
  • Se crea una autoridad única para trámites y permisología

Así que parece que:

  • Hay un intento de Maduro de controlar y ordenar lo que estaba suelto o con poco control. PDVSA le volvería a rendir cuentas al ministerio (lo lógico y lo legal) y hasta es posible que se dedique a sus funciones medulares. 
  • La visión ecónomica y política del gobierno sigue siendo socialista, es decir, la creencia firme de que el Estado debe encargarse de controlar la economía.

Mis comentarios: 

  • La idea de que PDVSA volvería a sus funciones medulares, chocan con 1-la cultura que introdujo Chávez de meter la mano en la bolsa cuando quería, 2-con la gran masa de empleados dedicados a tareas nada relacionadas con el sector petrolero.
  • Desde hace meses he dicho que Maduro tiene en sus manos más herramientas de las que él mismo se imagina y piensa, simplemente porque el único que es presidente es él. Así que él era el único que podía y puede, dar y quitar poder. Aquí parece que dejó sin poder económico a Rafael Ramírez. Pero además, pareciera que acaba de una sola vez con la idea de que hay un “zar” de la economía. Y creo que no va a intentar asumir el “cargo” de “zar”, sino que va a proyectar la idea de que hay un equipo. 
  • Si este es el caso, luce coherente, sobre todo porque sería una “maduración” en el cargo y en el poder. Básicamente, estaría entendiendo que él no es Chávez-caudillo y por lo tanto debe definir otra visión. ¡Equipo-Maduro-Manager? Ya lo veremos. De allí las vicepresidencias, el fondo único para los recursos en divisas y la autoridad única (Dante Rivas a la cabeza) para los trámites. 
  • Al mantener la idea del control del Estado sobre la economía, se expresan dos cosas:
    • El gobierno se va a mantener en esa dirección indefinidamente (modelo cubano)
    • Confianza en que al enderezar aspectos internos, habrá efectos positivos hacia el todo (modelo chino,tímidamente).
  • En el fondo, Maduro y la gente que lo asesora, parecen moverse en la idea de que SI es posible un modelo socialista eficiente, controlado y limpio.

¿Qué creo sobre todo ésto?

Por un lado, que el control de la Economía por el Estado, tiende a la paralización de aquella y no a su desarrollo, por lo que eventualmente el gobierno necesitará otro “sacudón”, buscando soluciones internas dentro del modelo. Esto es tozudez.

Pero por el otro lado, que si efectivamente la inspiración es enderezar procesos y mejorar los rendimientos en las tareas del Estado (servicios a la ciudadanía), hay mucho campo para mejorar. Ejemplos abundan de estados socialistas en lo que los servicios públicos funcionan bastante mejor que lo que tenemos aquí, principalmente en cuanto a Seguridad e infraestructura, que no es poca cosa. ¿Será esa la inspiración? 

Categorías:Uncategorized

Perestroika y Glasnot de Alfonso Cuarón

abril 30, 2014 Deja un comentario

Cada vez estoy más convencido de la Democracia y de lo que implica. 

Tanto en las condiciones necesarias para su existencia, como en la propia acción de gobernar, la Democracia demanda mucho más de lo que la mayor parte de los ciudadanos del mundo conocemos. De estas demandas, siempre me han interesado dos: Apertura y Transparencia.

Tal como las formuló y puso a rodar Mikhail Gorbachov en la fase final de la Unión Soviética, la primera de ellas trata de la capacidad para aceptar la opinión de cualquiera y la posibilidad de comunicación a lo largo y ancho de la sociedad, sin cortapisas de ningún tipo. La segunda asume que el gobierno debe rendir cuentas siempre a todos. Es decir, por un lado, abrirse a la opinión contraria, aún a riesgo de perder el poder y por el otro, rendir cuentas, corriendo también el riesgo de que salgan cosas que no queremos que se vean. 

Por supuesto, el último líder de la dictadura comunista en Rusia y catorce países más, no fue el primero en proponerlo, pero los dos términos quedaron grabados como mínimos esenciales del gobierno “del pueblo y para el pueblo” y abrieron el camino al fin de esa dictadura. 

Hace un día, el exitoso cineasta mexicano, Alfonso Cuarón, dio un paso político con mayúsculas, al demandar como ciudadano, Perestroika y Glasnot al gobierno de su país, con respecto a la reforma energética que modifica sustancialmente el esquema que durante años fue parte constituyente de la cosmovisión mexicana, aquel de “la industria petrolera sin una mano extranjera encima”.

Más que la discusión sobre los méritos o no de la política emprendida por el gobierno de Peña Nieto, lo que hace Cuarón y lo que más importa sobre la cultura política de ese país, es mostrar que la reforma fue aprobada a espaldas del ciudadano, sin consulta y sin información. Y no se deja amedrentar el cineasta con la idea lanzada por el Presidente, de que la falta de información se debe a campañas enemigas o a una posición política. No. Cuarón deja bien claro que se trató de un proceso legislativo cerrado y opaco, aunque eso sí, lleno de propaganda.

Pone el dedo en la llaga, pero no solo en la mexicana. Y es que el riesgo de la Democracia en cualquier parte, es que se la confunda con el uso desmedido de los medios de comunicación para decir cosas, aunque no se esté informando nada y mucho menos dejando participar. Para muchos, la Democracia es un día a día de eventos públicos de propaganda “para informar al pueblo”, así sea de contenido sin sustancia y sin posibilidad de opinar. Pero Cuarón pide otra cosa a Peña Nieto. Pide lo que él llama “elementos indispensables para entender”, es decir, Apertura y Transparencia.

Es lo menos que podemos demandar de cualquier Democracia. ¿O no?

Categorías:Uncategorized

Sobre las Ciencias Sociales

abril 29, 2014 Deja un comentario

“Social scientific research is and always will be tentative and imperfect. It does not claim to transform economics, sociology, and history into exact sciences. But by patiently searching for facts and patterns and calmly analyzing the economic, social, and political mechanisms that might explain them, it can inform democratic debate and focus attention on the right questions. It can help to redefine the terms of debate, unmask certain preconceived or fraudulent notions, and subject all positions to constant critical scrutiny.”

“La investigación de las ciencias sociales es y siempre será tentativa e imperfecta. No se atribuye la transformación de la economía, la sociología y las historia en ciencias exactas. Pero a través de la búsqueda paciente de los hechos y patrones y del análisis calmado de los mecanismos económicos, sociales y políticos que los podrían explicar, puede servir de información al debate democrático y focalizar la atención sobre las preguntas correctas. Puede ayudar a redefinir los términos del debate, desenmascarar ciertas nociones preconcebidas o fraudulentas y someter a todas las posiciones al constante escrutinio crítico.” (Traducción libre mía – Texto original tomado del comentario del Harvard University Press.)

 

Thomas Piketty, economista francés, en la Introducción del muy celebrado Capital in the Twenty-First Century, la obra sobre la distribución de la riqueza, que está dando mucho de que hablar y que se va convirtiendo en libro obligatorio para tratar de entender la economía actual y futura.

Suscribo totalmente esa definición sobre las ciencias sociales. Así es como me veo…

Categorías:Uncategorized